Utilizamos cookies para analizar, anunciar y mejorar nuestro sitio web. Para obtener más información consulte nuestra Declaración de protección de datos.
>
Superrally, Öland, S

Superrally, Öland, S

Existe un bike show sin showbikes. Lleva en marcha desde finales de los sesenta, reuniendo una vez al año en alguna localización europea a aventureros propietarios de Harley de todo el contienente, organizada por clubs locales de la "Federation Harley-Davidson Clubs Europe". Tras dos largos años, ya sabes porqué, esta vez se escogió Suecia y concretamente la isla de Oeland.

LO CONSEGUIRÁ LA MOTO?

Ir al Superrally en tu hierro de Milwaukee (no se admiten otras marcas, lo sentimos) es la parte deportiva. Las distancias a cubrir en Europa pueden ser enormes, y eso penaliza a los chopper sin suspensiones y minúsculos depósitos. Las máquinas más jóvenes y confortables son mayoría. Nuestro propio amante de las largas distancias, Don Pedro, se puso en marcha hacia el Superrally como otras tantas veces, y dirigió el grupo de ocho motos partiendo de Würzburg hacia Erfurt y Altmädewitz, con el número de motos creciendo hasta 29. Esta panda trepidante y ruidosa llegó hasta la isla de Rügen, embarcando en el ferry hasta Ystad, Suecia. A partir de allí era todo carretera hasta Öland, en la costa occidental de Suecia. Son unos 1.300 km en el cuenta. En el diario de viaje se anotaron averías como una pata de cabra que se jubiló esperando al ferry. Afortunadamente Don Pedro conoce un lugar de confianza con recambios Harley. Una nueva pata de cabra se puso en camino para ocupar su lugar debidamente.

CUANDO DICEN "SUPER", PUEDES ESPERAR ALGO "SUPER"

Y eso es especialmente cierto en un Superrally. Un super lugar junto al mar, un sitio enorme donde plantar la tienda, mucha, mucha gente (tuvieron que ampliar la zona de acampada) y al final unos 1.300 amantes de Harley se presentaron en el Superrally. Las bandas estuvieron enormes, los locales como "The Barn" eran geniales, así que hubo muy poca quejas. Dar un paseo para ver las motos fue todo un placer, hablando todo el día de máquinas, motores e ideas para construir. Las anteriores al Evo fueron algo más difíciles de encontrar, nada raro considerando las largas distancias a cubrir. Tras 40 o 50 años, los chasis viejos chasis rígidos van quedando en casa en favor de modelos más nuevos y robustos. De todos modos, nuestros exploradores encontraron algunas unidades extraordinarias, a cual mejor.

INTOXICACIÓN Y A CASITA

El reloj fue quemando horas y otra tarde de bandas y cerveza pasó a medida que nos íbamos despidiendo. Cuando estás a 1.300km de casa y con un nivel de alcohol máximo en Suecia de 0.2, la fiesta termina pronto. El viaje de vuelta sucedió sin incidentes hasta que casi teníamos Würzburg a la vista: Una correa rota en un Shovel fue la avería número dos, aunque Pedro tenía la solución. Se fue a buscar su furgoneta y llevó la moto a la seguridad del taller.

El próximo Superrally se celebrará en Igoumenitsa, en la adorable Grecia, casi en frente del tacón de Italia.